Entrevista a la candidata a Directora del Instituto de la Comunicación e Imagen, profesora Loreto Rebolledo.

1. Considerando que nuestra Escuela de Periodismo es la más antigua del país, y que la Escuela de Cine tiene una fuerte proyección internacional, con importantes logros en su trayectoria, ¿de qué manera se puede fortalecer la profesionalización de las carreras de Periodismo y Cine y Televisión y asimismo, su aporte al país?

Tanto la Escuela de Periodismo como la de Cine y Televisión cuentan con dos grandes fortalezas: sus estudiantes y sus profesores. Entre los primeros destaca su buen nivel y el compromiso que tienen con temas sociales y de país; por su parte, los profesores/as en su diversidad profesional y académica pueden cubrir un amplio espectro de los requerimientos formativos, tanto en Cine y Televisión como en Periodismo.
No obstante, para fortalecer la profesionalización de ambas carreras es necesaria una revisión constante de los contenidos entregados. Dada la rapidez de las comunicaciones y el impacto de las nuevas tecnologías, hay que actualizar de manera permanente en el perfil de egreso, incorporando los nuevos soportes,  formatos y lenguajes. Por otra parte, es importante que los profesionales egresados de Periodismo y Cine y Televisión de la Universidad de Chile tengan una formación ética fuerte, con énfasis en el respeto a los derechos humanos de hombres y mujeres, la inclusión y la diversidad.

2. ¿Cómo ve la proyección del nuevo edificio, cuyo diseño ya ha sido aprobado, en términos de calidad de vida, nuevos espacios y funcionalidad para los estudiantes, funcionarios y académicos?

Dado el crecimiento del ICEI, tanto en la matrícula estudiantil, como en el número de profesores/as y funcionarios/as, los espacios se han ido haciendo estrechos, afectando la calidad de vida de nuestra comunidad. El nuevo edificio permitirá subsanar ese problema con la creación de espacios de trabajo más amplios y bien equipados para académicos y funcionarios, con instalaciones que permitan una mejor interacción social y laboral entre todos los estamentos. Los estudiantes podrán contar con espacios comunes, de los que actualmente carecen.

3. ¿De qué manera se puede mejorar la participación y las condiciones laborales de los funcionarios no académicos en el ICEI?

Promover la participación de los funcionarios no académicos en todas aquellas instancias en las cuales se tomen decisiones que involucren sus tareas específicas, así como en comisiones donde se trate sobre calidad de vida laboral en el Instituto.
Las condiciones laborales de los funcionarios se pueden mejorar reduciendo la contratación a honorarios, propiciando el paso a la planta del personal a contrata después de haber obtenido buenas calificaciones durante un par de periodos; revisando las escalas de sueldos y grados, buscando equipararlos cuando se trate de funciones iguales o similares, y propiciando las capacitaciones que permitan movilidad.

4. ¿Cómo visualiza el proceso de conversión en facultad de ICEI? ¿Cuál sería el sello de esa nueva facultad?

La conversión del Instituto en Facultad debe ser resultado de una discusión profunda y amplia del conjunto del ICEI, donde se tengan en consideración nuestras fortalezas y debilidades y donde se contemplen tanto los requerimientos de una Facultad, en cuanto a productividad académica, investigación, creación, publicaciones, circulación de obras audiovisuales, un postgrado fuerte y revistas indexadas, así como las necesidades formativas de los estudiantes del pregrado.
El sello de la nueva facultad debe ser la interdisciplina, donde se dialogue en torno a la comunicación, las humanidades, las artes y las ciencias sociales y otras áreas del conocimiento cuyo desarrollo se encuentra fuera del campus.

5. ¿Cuál ha sido el papel de la red Amanda Labarca, y su participación en particular, en relación a la instalación de las demandas feministas y su asimilación en la Universidad de Chile y en el ICEI?

La red de académicas Amanda Labarca nace en el contexto de los paros y tomas feministas y yo formo parte del grupo de académicas que impulsó su creación. La red, cuya vigencia se plantea más allá de esta coyuntura, tiene como objetivo terminar con la desigualdad de género al interior de nuestra Universidad, elaborando propuestas que permitan terminar con las inequidades y situaciones de discriminación y abuso en contra de las mujeres, garantizando respeto e igualdad de trato y oportunidades para académicas, estudiantes y funcionarias.

6. ¿Cómo concibe, a grandes rasgos, las funciones y las atribuciones de la nueva Dirección de Género, Diversidad e Inclusión del ICEI?

Considero que la creación de esta dirección es un logro importante de las demandas feministas. En este sentido me parece necesario trabajar triestamentalmente en el diseño de dicha dirección, la cual debería proponer políticas que apunten a proponer nuevas formas de convivencia al interior del ICEI, donde el respeto sea el modo de relacionarse; que incluya las perspectivas de género, diversidad e inclusión en el modelo formativo, así como en todas las actividades del Instituto; y propiciar la producción de investigaciones y creación que se ocupen de estos temas de modo de ponerlos en lo público.

7. El proyecto Bicentenario fue vital para financiar e impulsar importantes iniciativas y nueva infraestructura en nuestro campus y en el ICEI, pero ¿cómo se puede afrontar lo que quedó pendiente?

Una vez terminado el tercer aulario, entregada la plataforma cultural y finalizada la construcción de la sala cuna, quedará pendiente la instalación de la biblioteca- mediateca central en el edificio que actualmente ocupa la Facultad de Filosofía y Humanidades. Para ello será necesario habilitar y equipar ese espacio de modo que cumpla con el objetivo de propiciar el trabajo entre las diversas Facultades e Institutos del campus. Como el presupuesto con que cuenta el campus Juan Gómez Millas es insuficiente, será necesario pedir un incremento de éste, de modo de cumplir con el compromiso adquirido por la Universidad. Por otra parte, tal vez se puede postular desde la administración de campus a los fondos concursables de la Universidad y de Conicyt para habilitar y equipar ese espacio.

8. El ICEI es la unidad académica con menor presupuesto dentro de la Universidad de Chile. Gran parte de ese problema se ha subsanado a través de fondos concursables internos. Sin embargo, es imperante establecer fondos basales que otorguen estabilidad. ¿De qué manera se podría trabajar para lograr la obtención permanente de recursos?

Creo que hay que seguir insistiendo en las diferentes instancias universitarias (Rectoría, Consejo Universitario, Senado) en la necesidad de revisión y restructuración de la forma en que se reparte el fondo general, de modo de romper con las desigualdades entre facultades e institutos. Para ello se pueden establecer alianzas con las otras facultades e institutos que tienen el mismo problema. Aún cuando contamos con buenos indicadores de desarrollo académico, retención, titulación temprana, y otros que nos avalan y permiten ser competitivos en los fondos concursables internos, es necesario contar con un presupuesto basal para lograr potenciar al Instituto y  las áreas más deficitarias y renovar el equipamiento.